El Mallorca hace una "vuelta a casa por verano" en cuanto a su organigrama el cual refuerza con dos mitos de la época de más esplendor del Club. Javier Olaizola y Finidi George se integrarán en el fútbol base bermellón como entrenadores de los equipos cadetes B y A respectivamente con la intención de ir subiendo escalones.

El Mallorca hace esto porque considera que son dos iconos para el mallorquinismo y que refuerzan una imagen de unidad además de aprovechar sus grandes conocimientos y experiencia además de tener en cuenta que ellos ya saben cómo funciona el Club y sus instalaciones.

Por otro lado, el Mallorca ha conseguido librarse de "una carga" al conseguir acomodo a Marvin Ogunjimi en el Leuven, equipo de la Primera División belga. Este delantero se sigue consolidando como el mayor fiasco de la era de Serra Ferrer, ya que se pagaron 2,7 millones por él y su rendimiento ha sido nulo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada