3.12.12
0

Minuto 15 de partido. Emilio Nsue entra en el área del Zaragoza se va de Loovens y éste le hace falta. El central holandés ve la segunda cartulina amarilla y Pérez Lasa señala los 11 metros. Tomer Hemed, un chutador consumado de penaltis, que la temporada pasada llegó a anotar cinco de forma consecutiva, coge el balón, lo sitúa en el punto fatídico y fusila a Roberto. El gol sube al marcador. Los de Caparrós se tranquilizan, se benefician de la superioridad numérica y acaban goleando a un Zaragoza mermado en su moral desde el inicio del encuentro. Éste debería haber sido el guión que se debería haber desarrollado ayer en el Iberostar Estadi, pero a veces hay factores que influyen en que un momento de inflexión no sean tal.

Ayer fue Víctor Casadesús el que motivó esta modificación. El algaidí estuvo durante un minuto discutiendo con Hemed por ver quién chutaba la pena máxima. El israelí es sin duda el chutador oficial, pero Víctor se veía con ganas. Al final todo acabó en un amistoso abrazo y el lanzamiento fue para Víctor. Sería injusto decir que estaba mal chutado, porque no lo estaba. Es más cierto darle el mérito a Roberto, que en ese momento avisaba que iba a estar infranqueable durante todo el duelo. El Mallorca desperdició la oportunidad de adelantarse y en la siguiente jugada, un malentendido entre Geromel y Nunes, propirció que Helder Postiga recibiera en el área un regalo de Navidad adelantado y pusiera a los maños por delante. Mazazo y jarro de agua fría para las poco más de 7.000 personas que se acercaron a Son Moix, una paupérrima entrada que permitía oír los gritos de los jugadores sobre el terreno de juego, como si se tratara de un encuentro amistoso. Una lástima ver a una afición abandonar a su equipo a su suerte. Luego no lloremos cuando el Mallorca dé con sus huesos en Segunda División, no habrá sido por el apoyo popular.

El equipo mallorquinista, con los nervios a flor de piel, conscientes de su mala situación clasificatoria y oyendo los continuos murmullos y pitos que le proferían los que ayer se acercaron a Son Moix, no supieron reaccionar. Se pasaron lo que quedaba de primera parte en estado de shock, sin crear ocasiones y sin saber cómo perforar el muro expuesto por Manolo Jiménez. El segundo acto comenzó de la misma forma pero, así como iba avanzando, se iba haciendo más patente que el equipo zaragocista llegaría justo de fuerzas al final del encuentro. Y así fue. Los de Caparrós apretaron, Gio se puso las pilas, dando hasta 4 asistencias claras de gol (tres de ellas falladas por Hemed y Nunes) de las que solo una fue aprovechada: la de Víctor en el 40', que le servía para redimirse mínimamente del error al inicio pero no de su discreto partido disputado. A partir de ahí fue cuando el equipo creyó que podía ganar y el Zaragoza vio que podía perder, pero quedaba muy poco tiempo y se le hizo corto a los bermellones. Pudo Marc Fernández coronarse como héroe del partido, pero está claro que en todo deporte cuando desaprovechas ocasiones en minutos clave luego es imposible acabar ganando. Y eso le pasó ayer al Mallorca, un cúmulo de infortunios sumado a una mala situación anímica. Sin más.

No hay que echar las campanas al vuelo, porque está claro que un punto, ante diez, y en casa, no puede ser nunca bueno. Pero tampoco desesperarse. Caparrós va recuperando poco a poco efectivos y es cuestión de tiempo que Nunes vuelva a liderar la zaga y Márquez haga lo propio en la media. Quizá la nota más positiva de ayer fue ver el buen comportamiento de Alejandro Alfaro, reconvertido a mediocentro en la segunda mitad, y que fue clave para dar amplitud al campo y dar pases de mérito a los extremos. Quién sabe si lo mejor que podía pasar ayer era descubrir un revulsivo desde la media. Al menos el mallorquinismo tendría algo que llevarse a la boca después de un punto que sabe a miedo. A miedo, no de miedo.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada