Juan Arango, futbolista venezolano nacido en el año 1980, empezó su carrera como jugador profesional en el Nueva Cádiz Fútbol Club, equipo de la segunda división venezolana, con tan solo 17 años. Llegó a jugar con este mismo equipo en primera y más tarde fichó por el Caracas Fútbol Club, equipo de la capital. Después pasó por la primera división mexicana y por otros dos equipos de ese mismo país. Llegó a Europa en el 2004 para jugar en nuestro club, el Real Mallorca, en aquel entonces dirigido por Benito Floro.


Arango es un jugador con gol y en el Mallorca lo demostró. Muchos de ellos de falta, una de sus especialidades. Le llegaron a apodar como "Arangol". En su primera temporada en la isla anotó un total de seis goles. Uno de ellos fue una obra de arte, en un partido contra la Real Sociedad en Son Moix, en la temporada 2005/2006. Marcó un auténtico golazo, para mi, el mejor de toda su carrera en el que estando de espaldas a la portería, controló el balón, se dio media vuelta y desde la frontal, casi sin ángulo y sin dejar que la pelota tocase el suelo, batió al meta. 

Llegó a marcar dos "Hat-tricks", uno de ellos en un partido contra el Recreativo de Huelva en el que el Mallorca ganó por 7-1, la mayor goleada en casa de toda la historia en primera. Su mejor registro goleador fue en el año 2008, con doce dianas. Un gol muy especial fue el que le endosó a Iker Casillas en Son Moix, el temporada 05/06. En una tarde lluviosa, Arango hizo el gol de la victoria en la portería del fondo norte, desatando la locura en Son Moix y haciendo volar los paraguas de los aficionados. Un gol que los mallorquinistas no olvidaremos y que supuso la dimisión de Florentino Pérez. Además de por los goles, el venezolano también destacaba por sus maravillosas asistencias.

Podemos destacar un trágico aspecto de su paso por el conjunto bermellón, fue en un partido contra el Sevilla, el jugador corría hasta que Javi Navarro lo tumbó de un codazo. La cosa fue grave, ya que el jugador fue ingresado en estado de coma en la UCI y necesitado de ventilación mecánica. Apunto estuvo de ser operado, pero tras unas cinco semanas el crack venezolano salió del hospital.

Tras su brillante etapa en el conjunto mallorquinista, en la que se ganó el cariño de toda la afición, decidió crecer como jugador y fichar por el Borussia Mönchengladbach, de la primera división alemana. Se marchó en el mercado de verano por un total de 3.6 millones de euros.

En su primera temporada marcó pocos goles, pero fue el mejor de su equipo en asistencias. Ya en su tercera temporada se convirtió en una pieza clave para el equipo, llegando a clasificarse para jugar la previa de la Champions League. En gran parte, gracias a sus 12 asistencias, convirtiéndose en el máximo asistente de la competición. Actualmente tiene contrato hasta el 2013 y se está marcando un auténtico temporadón. Es también clave en su selección y el mejor jugador de su país.

Xavier Fornés 

1 comentarios:

  1. Una zurda mágica... sangre fría que desesperaba pero daba unos pases y marcaba unos goles... se le echa de menos, le malvendimos

    ResponderEliminar