0


¿A qué juega el Mallorca? Una pregunta aparentemente simple y desgraciadamente sin respuesta. Los mallorquinistas tienen esta duda en su cabeza y no logran responderla, el Mallorca está demostrando carecer de un estilo de juego, elemento básico de cualquier equipo óptimo.

La base del fútbol es el juego y quien deben implementarlo en el terreno de juego son los jugadores orquestados por el entrenador, en este caso Joaquín Caparrós. El problema es que aunque se analice en profundidad los partidos del Mallorca éstos carecen de un patrón de juego.

Juego ofensivo, de desborde, posesión y toque, defensivo... quizás nunca los haya desplegado el Mallorca, pero si se le presuponía a inicios de temporada un estilo claro: orden táctico y contraataque veloz. Las semillas de este estilo se ha esfumado, de ahí a la racha negativa.

El Mallorca ha perdido por completo su rigor defensivo, tanto a balón parado como con el balón en juego el equipo está desordenado y se ve superado con fácilidad. En ataque el equipo no encuentra soluciones por la zona central, desemboca su juego en la banda donde se cierran y producen en escasez algunos centros al área, nula creatividad, ningún estilo.

Estas carencias se podrían compensar por los elementos típicos de Caparrós: garra, presión, coraje, lucha, etc. Éstos también están en busca y captura, el equipo no tiene alma, deambula por el campo sin motivación, pocos equipos vencen así.

Una idea, un estilo, una convicción, una dirección que llevan al equipo a una seguridad que se suele trasladar en victoria como pasó al inicio del campeonato. Hay que reencontrarlo y no abandonarlo, Caparrós trabaja.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada