19.11.12
0


Otro fin de semana más, otra semana sin lograr la victoria... pero como se suele decir, todo depende de como queramos ver el vaso y yo prefiero verlo medio lleno antes que medio vacío. El partido no se presentaba fácil ya que el Celta pese a su posición en la tabla, está ofreciendo un juego vistoso y alegre pero esta es la prueba de que ese estilo de juego no asegura el éxito, el fútbol ha sido fútbol desde siempre y como todo en la vida hay distintas maneras de practicarlo.

Delante el equipo de Caparrós tocado, muy tocado por 6 derrotas consecutivas pero que en ningún momento le iba a perder la cara al partido. Salió fuerte el Mallorca, decidido a ir a por el partido, sabiendo lo importante que eran los tres puntos. Se vio un equipo mucho más compacto y menos franqueable en defensa, la entrada de Fontás por Martí en el once titular fue un acierto ya que la presencia en el campo de Fontás premitió a Pina jugar con más libertad de movimientos, uno creaba y el otro destruía, así de fácil. Las bandas bermellonas fueron dos puñales, Nsue y Pereira llegaban a linea de fondo con relativa facilidad y a lo largo del encuentro los mallorquines llegaron a poner más de una veintena de centros en el área del conjunto gallego. Hasta que llegó el gol del pichichi del Mallorca, Tomer Hemed que al cuatro intento batió a Javi Varas. El Mallorca se dedicó a  esperar atrás y salir a la contra, o simplificando, especuló. Lo que se hizo ayer se lleva haciendo unos años ya, dudo que sea cosa del entrenador y si que sea más la mentalidad de los futbolistas porque esto ya pasaba sin estar Caparrós y en bastantes ocasiones. Empezó la segunda parte y con el equipo totalmente dominado llegó el tanto de Park Chu-Young, tras una enorme falta de concentración de Anderson que en su desconexión del partido, solo pudo ver como el koreano empujaba el balón 1-1. El Celta dominó por completo la segunda parte con una posesión de balón digna de la selección española, un rival sumiso y dispuesto a bailar a tu son, era el invitado. Los cambios tardaron mucho en entrar a un partido que los pedía a gritos, así pues entraron Arizmendi, Martí y Kevin por Pereira, Fontás y Hemed respectivamente, este último cambio se realizo ya para no llevarse sorpresas en un partido que las esperaba. Poca historia más tuvo el partido, el Celta lo intentó pero la defensa del Mallorca con un Geromel enorme, lo evitó y eran más peligrosas las contras de los bermellones que los ataques de los vigueses. 

Se cortó la sangría de derrotas que llevaba el equipo consiguiendo 1 punto de los últimos 21, pero sigue por ahí asomándose ese run run, eso que hace que en 90 minutos veamos 2 equipos totalmente diferentes uno rebelde, contestón.. y otro sumiso, mudo y fallón. Sin ninguna duda yo me quedo con el rebelde.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada